LOS SUMERIOS, ORIGEN DE LAS ADUANAS Y LOS TRIBUTOS ( DE 3.500 A 2.500 AÑOS A.C.)

Antes de señalar el origen y la naturaleza de las Aduanas y los Tributos, incluso de sus fines y funciones, como recaudar y controlar, se debe partir por conocer el significado de cada término. Es así que "Aduana" es un vocablo que no tiene un origen preciso; sin embargo, etimologicamente pudo originarse del arábigo “Divanun”, lo cual significa casa grande donde se recogen los derechos; entre otras posibilidades se encuentran las palabras “Adayuan” y "Ad Dinuan”, de origen morisco, ya que en el virreinato de Córdoba y Granada, los moros llamaban así a las oficinas públicas establecidas para registrar y cobrar los derechos a las importaciones y exportaciones; no obstante, según Rivas (2000) una de las más antiguas menciones que se hacen sobre las aduanas, se remontan a 580 a.c., refiriéndose al “Portorium”, lo cual coincide con Velázquez (1982); en Investigación contenida en el “Museo de la Real Academia Española", se señala al “Portorium” como la primera constitución de franquicias aduaneras de la Hispania Romana, en Ilipa, la actual Alcalá del Río, oficina aduanera que ejercía el control sobre las mercancías, percibiendo una tasa fija según el destino de la mercancía, identificada por la dirección del tráfico comercial.

Rivas (Ob. Cit.) define aduanas como “Las Oficinas públicas encargadas de determinar y aplicar el régimen jurídico al tráfico de mercancías. Son parte integrante de todo el conjunto denominado Administración Aduanera”; esto demuestra la amplitud de las competencias y funciones de las aduanas, ya que es proporcional al universo de mercancías objeto de comercio internacional, en virtud de que cada una tiene un tratamiento diferente, por su condición, naturaleza, valor y otras características.

Por otra parte, Moya (2009) define a los Tributos como "Prestaciones exigidas en dinero por el Estado en ejercicio de su poder de imperio, en virtud de la Ley y para cubrir los gastos que le demanda el cumplimiento de sus fines"; en tal sentido, el Estado ejerce un poder coercitivo, ante los particulares que realicen uno de los supuestos de hechos, considerados como generador de la obligación tributaria o "hecho Imponible", a fin de que estos, en condición de sujetos pasivos, contruyan con el gasto público.


Ramírez (2005), considera que el nacimiento de las aduanas se pierde en la oscuridad de la historia, considerando que los tributos aduaneros son nombrados en el viejo testamento, donde el Rey Artajerjes proclama que “No será lícito imponer peajes, tributos o gravámenes a sacerdotes o levitas, a los porteadores o ministros”. Lo cierto es, que en todo estudio de la historia económica mundial, se encuentran las aduanas, por lo que se puede aseverar que son casi tan antiguas como el Estado o como el comercio.

En este sentido, Pulido (2005), señala que cuando los grupos humanos en la etapa neolítica superior, dejaron de ser nómadas, se dedicaron a la agricultura, crecieron y formaron comunidades cada vez más organizadas y que luego se desarrollaron bajo el concepto de nación, surgió la necesidad de organizar una defensa colectiva para administrar la justicia en conflictos internos por la propiedad, ello conllevó a la creación de un sistema más complejo en la distribución del poder.

PATESÍ "EL LIDER"
Explica el referido autor que el Villorio se convirtió en una tribu con diferentes clanes, cuyas cabezas de familia se reunían para seleccionar un jefe común o tomar decisiones colectivas a problemas comunes. Igualmente, la creencia en lo sobrenatural distinguió a los expertos religiosos del resto del grupo proporcionándoles un estatus superior, y es así como al acentuarse el crecimiento de estos grupos humanos y la dinámica de las relaciones entre sus miembros el poder y la autoridad reposaron definitivamente en manos de un líder, que con el tiempo se convirtió en Señor, Rey o Emperador.

Pulido (ob. cit), señala que en estos grupos, "El Líder" ejercía el gobierno de acuerdo con la cultura y la religión del pueblo al que pertenecía. En algunos sistemas de organización política la figura de gobernante o sumo sacerdote convergieron en una misma persona y en otros estaba separadas, pero se consideraba que quien gobernaba lo hacía por mandato divino. Los sistemas más radicales igualaron al gobernante con la deidad.

Muy posteriormente, el poder y la autoridad necesarios para mantener organizada la sociedad humana fueron confiados a una persona intangible, pero de existencia incuestionable y personalidad propia denominada Estado.” (p.17, 18).

Cabe destacar, que de acuerdo a los planteamientos señalados por Pulido (ob.cit) se muestra el origen del Estado como ente intangible y organizado, orientado a las necesidades de un colectivo; así mismo, el origen del Gobierno, como autoridad política, religiosa y social, siempre en procura del bien común, aún cuando se trataba de la etapa del neolítico superior (Prehistoria); de manera que, esta es una de las primeras formas de organización estructural y funcional del poder del Estado; Por consiguiente, debe estar vinculado a su condición de imperio por ser coercitivo.

Con relación a la recaudación como una de las funciones del Estado, el autor mencionado anteriormente ha señalado que la misma se constituyó en una forma de manifestación del poder del gobernante sobre los súbditos, y en el signo más representativo del dominio de la nación, Estado o grupo humano sobre otros pueblos y territorios, en donde el vencido debía pagar tributo al vencedor y el conquistado a su conquistador; por ejemplo: al término de la guerra púnica, Cartago debió comprometerse a pagar tributo de guerra durante unos cincuenta años a Roma, además tuvo que entregarle su flota y sus territorios en Hispania y prometer no librar ninguna batalla sin la autorización de los itálicos. Con esto se asentó el predominio de Roma sobre el Mediterráneo Occidental.”(p. 19).

Es importante destacar, de acuerdo a los planteamientos anteriores que de esta manera, queda reflejada la vinculación existente entre el poder coercitivo y el cobro de tributos, es por ello que al decir impuesto, se debe relacionar directamente con la facultad que tiene el Estado de imponer obligaciones, cuyo incumplimiento puede traer como consecuencia una sanción.

Es así como la denominación de Estado proviene del léxico jurídico italiano “STATO”, en latín “STATUS” referido a la situación de convivencia en un determinado momento u ordenación; Maquiavelo (1513), fue el primero en mencionarla en su obra “De Principativus”, en español “El Príncipe”, Loaiza (2001) señala las condiciones que debe tener el Estado para llamarse como tal, constituyéndose por los elementos que a continuación se mencionan: (a) Territorio, (b) Población y (c) Poder; todos presentes en el origen del Estado.

TERRITORIO DONDE SE UBICARON LAS PRIMERAS CIVILIZACIONES
Sin embargo, se debe enfatizar sobre la ubicación de ese primer territorio conformado organizacionalmente como Estado, donde las tribus se organizaron en lo que se puede definir como "Ciudades Estados", a pesar de que en esa época no se denominaba así; en esos territorios, se requirió de proveerse de diversos recursos que por su ubicación, clima y otros factores, no tenian; en este sentido, el Patesí, organizó grupos de trabajos, donde su manutención era imputada a otros grupos que explotaban la agricultura, ganaderia, entre otros; a estos efectos, los grupos de trabajo se dedicaban a construir canales que permitian llegar el agua, desde los ríos Tigris o Eufrates hasta la Ciudad, para abastecerla; adicionalmente, construían murallas para resguardar la ciudad, ante ataques de otras tribus; así como edificaciones para el resguardo del Lider u otros habitantes; dando origen a los primeros empleados que se podrían calificar de "Empleados Públicos", cuyo trabajo se orientaba al servicio público, más allá de los gerreros que poseian las tribus, siendo dependíentes del pago de los tributos, para la obtención de sus alimentos, vestimenta, entre otros.

"CIUDAD ESTADO" CIUDAD AMURALLADA
En el mismo sentido anterior, el pago de los tributos, eran principalmente imputados a quienes explotaban la ganaderia, agricultura, pesca, entre otros; sin embargo, al pasar del tiempo, se comenzó a observar que existia un amplio grupo de comerciantes que viajaba a otras Ciudades-Estados, como Babilonia, Asiria o Acadia, donde se proveía de textiles, frutas, legunbres, entre otras mercaderias, que luego eran comercializadas en la Ciudad-Estado de Sumeria, sin contribuir o pagar los tributos; lo que motivó el empleo de una oficina de control en la entrada de la Ciudad, donde se cobraran tributos.

A la luz de la obra de Pulido (ob. cit.), todo ocurrio en lo que posteriormente se conociera como Mesopotamia, esta se ubica en el continente Asiático en una porción de territorio que hoy día forma parte de Irak; y constituye una altiplanicie aluvional situada entre los ríos “Tigris y Eufrates”, es en dicha zona donde se formaron las primeras civilizaciones humanas propiamente dichas; todo ocurrió aproximadamente a los 3.500 años A.C. y en su geografía habitaron y dominaron cuatro naciones poderosas que nunca vivieron en paz: Los Sumerios, los Acadios, los Babilónicos y los Asirios, subrayando a su vez que esa área es la que luego se conoció como Mesopotámia, en especial, ese territorio donde tuvieron asiento las tribus, antes indicadas; exigió de sus habitantes, la destreza e ingenio; donde los sumerios, se destacaron por sus invenciones como: La Escritura, La Rueda, La Cerveza, y otras iniciativas de su ingenio como la organización de los sistemas políticos, tributarios, comerciales y aduaneros.
TABLILLA DONDE SE REGISTRABA EL PAGO DE TRIBUTOS
En este sentido, se puede señalar que los sumerios tenían una gran actividad comercial, ya que practicaban intensamente el trueque con otros pueblos, a quienes les cambiaban sus productos por materia prima que faltaba en Mesopotámia. Las importaciones y exportaciones mayores se realizaban por vía fluvial con embarcaciones, o por tierra mediante caravanas. La Navegabilidad de Eufrates y del Tigris potenció el comercio de la zona, pero los Sumerios tenían la ventaja adicional de estar ubicados al sur de este territorio, lo que les permitía controlar el tráfico comercial que entraba y salía por el golfo pérsico donde desembocaban ambos ríos.

Con base a lo expuesto, se precisa la estrecha relación existente entre el Estado, su poder y su organización; sin embargo, las necesidades del colectivo, son señaladas en el resto del contenido de la obra antes señalada, estas tienen un efecto importante, dado que muchas de sus necesidades fueron originadas por la ubicación geográfica, a pesar de ser privilegiada por permitirle a los Sumerios, realizar ciertas labores productivas, especializándose en sectores específicos, tales como las actividades agrícolas, pecuarias y productos derivados, aunado a la Religión, construcción, estructura de defensa, entre otros. En el proceso evolutivo de los Sumerios, se suplieron de materia prima que no se obtenía de los recursos naturales de la zona; mediante el suministro proveniente de otras regiones conocido hoy día como la Importación.

Seguidamente, como producto del intercambio de mercancía entre las regiones, se dio origen a un control de las entradas y salidas de mercancías por el Golfo Pérsico, lo cual infiere la existencia de una aduana, siendo estructurado un sistema comercial con presencia de un órgano contralor, donde se evidencia la presencia el Estado y a su vez se da cumplimiento a la llamada Teoría Clásica del Comercio Internacional.

1 comentarios:

Unknown dijo...

Es un buen aporte,en esa zona se da la primera gran guerra documentada ; Lagash vs Umma causada por desbalance entre la oferta y demanda en el comercio

Publicar un comentario

Popular Posts