El Control y los Ingresos Públicos


Caudal de valoración económica que el Estado estima y recaba para cumplir con sus propios fines se le denomina “Ingresos Públicos”, por lo que se ejecuta la Acción del Estado a efecto de procurarse los medios necesarios para el gasto público, con ello satisfacción de las necesidades públicas y de sus propios fines, para esto los ingresos públicos deben cumplir con los principios de la gestión fiscal establecidos en el artículo 311 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999), por consiguiente es primordial destacar, que existe entre sus principios el equilibrio fiscal, por lo que los ingresos ordinarios deben ser suficientes para cubrir los gastos ordinarios, para mayor entendimiento se presenta la siguiente clasificación de ingresos:

1. Por la Temporalidad:
1.1. Ingresos Ordinarios (Lo percibe de manera regular o constante)
1.1.1. Impuesto Sobre La Renta Impuesto Sobre Sucesiones, Donaciones y demás Ramos Conexos.
1.1.2. IVA
1.1.3. Renta Aduanera
1.1.4. Impuesto Sobre Producción (Cigarrillo, Licores, etc.)

1.2. Ingresos Extraordinarios (Lo percibe el Estado de manera ocasional)
1.2.1. Crédito Público
1.2.2. Acuñación Monetaria
1.2.3. Ingresos por venta de inmuebles del estado.
1.2.4. IDB
1.2.5. Conjunto de ingresos que obtiene el Estado de manera ocasional

2. Por su Procedencia Económica:
2.1. Ingresos Tributarios (Materia Impositiva)
2.1.1. Impuestos Directos
2.1.1.1. Impuesto Sobre La Renta
2.1.1.2. Impuesto sobre Sucesiones, Donaciones y Demás Ramos Conexos
2.1.2. Impuestos Indirectos
2.1.2.1. Producción y Consumo
2.1.2.1.1. IVA
2.1.2.1.2. Licores
2.1.2.1.3. Cigarrillos
2.1.2.1.4. Fósforo
2.1.2.1.5. Derivados del Petróleo
2.1.2.2. Sobre Transacciones
2.1.2.2.1. Timbres Fiscales
2.1.2.3. Sobre Transporte
2.1.2.4. Renta Aduanera

2.2. Ingresos No Tributarios (Otros)
2.2.1. De Dominio Territorial
2.2.1.1. Hidrocarburos por Explotación
2.2.1.2. Gas por Explotación
2.2.2. Renta de Minas
2.2.2.1. Tierras Ociosas
2.2.2.2. Minería
2.2.3. Dominio Comercial
2.2.3.1. Interese y Dividendos
2.2.3.2. Utilidades y Beneficios

La clasificación presentada de los ingresos públicos, refleja las naturaleza de los impuestos, por lo que se puede inferir los órganos de la Administración Pública que ejercen competencia en dicha materia; en este sentido, se puede determinar la vinculación, como por ejemplo: Renta de Minas con el Ministerio de Energía y Petróleo; de esta misma manera se vincula la Renta Aduanera al Ministerio de Finanzas por órgano del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (SENIAT), específicamente por las aduanas, por lo que se observa parte de la vinculación de la materia del control fiscal y la materia aduanera (Ingresos Públicos-Organo Recaudador), así como también el Control Interno es aplicable a la Administración Aduanera, en el ejercicio de sus funciones; mas aún, existen controles que van más allá, de la materia fiscal, aún cuando la tienen implícita, como lo es el control aduanero, siendo este ultimo una labor técnica por naturaleza.

El Control Aduanero
La expresión “Control Aduanero” ha sido definida en el Glosario de Términos Aduaneros de la Organización Mundial de Aduanas (OMA), como “medidas aplicadas a los efectos de asegurar el cumplimiento de las leyes y reglamentos de cuya aplicación es responsable la Aduana”; a su vez señalan las directrices emanadas de la OMA, que: “Las administraciones aduaneras deben aplicar eficaz y rentablemente los controles mediante la implementación de las técnicas de gestión de riesgo, a los efectos de, simultáneamente: cumplir con la responsabilidad de recaudación fiscal, implementar políticas comerciales, salvaguardar al público, manejar el incremento del comercio.”
En este sentido, constituye el pilar fundamental en aduanas; donde los principios de buena fe, transparencia y facilitación del comercio, forman un marco normativo moderno que rigen el Comercio Internacional, a estos efectos, se establecen mecanismos adecuados por medio del Convenio Internacional para la Simplificación y Armonización de los Regímenes Aduaneros (Convenio de Kyoto), el cual no es suscrito por Venezuela; sin embargo este es revestido de las directrices de la Organización Mundial de Aduanas (OMA), contestes con el marco de la Organización Mundial de Comercio (OMC), siendo estos organismos internacionales a los que si pertenece Venezuela, por lo que se adoptan las tendencias internacionales en materia aduanera en el que se debe desenvolver el “Control Aduanero”.

Principios del Control Aduanero
El contenido del anexo general, capítulo 6 relativa a las Directivas sobre el Control Aduanero del Protocolo de Enmienda del Convenio Internacional para la Simplificación y Armonización de los Regimenes Aduaneros-Convenio de Kyoto; denota las diversas vertientes que deben cumplir las Administraciones Aduaneras, con el objeto de hacer más clara las bases del control aduanero, se debe extraer los factores que lo constituyen, desde el punto de vista del contexto filosófico al cual debe estar sometido, a fin de ser eficiente por lo que se destaca lo siguiente:
· El control aduanero se limitará al mínimo necesario a fin de asegurar el cumplimiento de la ley aduanera.
· En la aplicación del control aduanero, la Aduana utilizará gestión de riesgo.
· La Aduana adoptará como apoyo a la gestión de riesgo, una estrategia consistente en medir el grado de aplicación de la ley.
· Los sistemas de control aduanero incluirán controles basados en auditorias.
Como se puede apreciar, el Convenio de Kyoto indica lo que la aduana moderna debe considerar antes de poner en marcha el control aduanero; debe evitarse al máximo los controles de los movimientos de carga y hacerlo por auditorias, para no entorpecer el libre flujo del intercambio comercial de los países. Adicionalmente nombra a la “Gestión de Riesgo” como elemento clave para poder manejar el crecimiento del comercio internacional.

La “gestión de Riesgo” le permite a su vez, a la Administración Aduanera, el manejo de la información fidedigna para la toma de decisiones, como los criterios de selectividad aplicables a SIDUNEA, todo ello basado en una base de datos que se deben alimentar diariamente según el comportamiento fiscal de los contribuyentes; de esta forma, por ejemplo, no se debería implementar instrumento jurídicos que aceleren la recaudación de tributos aduaneros; ya que, la recaudación inmediata sería un efecto inequívoco al incrementar las operaciones sometidas al canal verde y disminuyendo las operaciones aduaneras sometidas a otros canales (Amarillo y Rojo); es por ello que en “La Gestión de Riesgo y el Control Aduanero”, se encuentra la metodología científica para la actividad aduanera y tributaria eficiente.

2 comentarios:

indi dijo...

hola buenas tarde soy estudiante de la ENAHP-IUT y mi profesor de control fiscal en aduanas dice y afirma que no debería llamarse control fiscal en aduana ya que las aduanas no tiene o no realiza la actividad establecida por la Contraloria General de la Republica en sus leyes en materia de control fiscal

Parra dijo...

Hola, efectivamente el Control Aduanero y el Control Fiscal son diferentes; sin embargo, la Aduana al emplear Manuales de Normas y Procedimientos, SIGECOF, y otros Sistemas de Control Interno y Financiero, están ejecutando "Control Fiscal" por lo que esa competencia no es un monopolio de la Contraloría General de la República, más aún, el Control Aduanero está orientado a los lineamientos provenientes de la Organización Mundial de Aduanas OMA, y que son recogidos por las diferentes normativas a nivel regional (CAN, MERCOSUR, entre otros.) donde se traslada la carga de la fuerza fiscalizadora a un Control Posterior principalmente, todo ello basado en Gestión de Riesgos; en pocas palabras, si el contenido de la materia que cursas se orienta al Control Aduanero ( Anterior, Durante el Despacho y Posterior) esta Materia debería llamarse "Control Aduanero" ó " Control y Gestión de Riesgos Aduaneros".

Publicar un comentario

Popular Posts